25 de septiembre de 2014

Si te atreves a volar

Con las alas abiertas
me lancé de la cima
de mis derrotas y sufrimientos.
Pronto me elevé
sobre el tormentoso cielo
y hallé un firmamento brillante
de soles lejanos y caminos nuevos.
Me encontré con esta sangre
que se arremolina y palpita dentro;
descubrí el amor propio,
el espacio infinito
y a esta mujer 
frágil como olvido,
resistente como el recuerdo,
cambiante como los vientos.
Como una fuerza de la naturaleza
de las sombras emerjo
y con mi luz inundo los campos tristes
para que florezcan de nuevo.


Victoria Montes