2 de octubre de 2014

Estatuas invisibles

Se esconden manos de madre
bajo humillantes telas de vergüenza.
Se esconden miradas tristes
bajo un velo de seda.
Se esconde una boca
que jamás sonrió. 

Prohibido alzar la voz.
Prohibido escuchar.
Prohibido reír.
Prohibido bailar.
Prohibido cantar. 

Prohibido estudiar.
Prohibido trabajar.
Prohibido saber.
Prohibido luchar.
Prohibido soñar.

Como flores secas
crecen bajo el manto
mujeres afganas
prisioneras de por vida
de la sin razón. 

Llevan los dibujos de tus hijos
el rojo de la sangre,
el negro de la muerte.
Llevan corazones mutilados
al patio de juegos. 

Se castigan los sueños
con golpes.
Se castiga la vida
con mutilaciones.
Se castiga la libertad
con la muerte. 

Te abrazo a la distancia
mujer triste.
Te regalo una estrella
para tu cansado corazón.
Lleva el aire una canción muda
para que la voz dulce te acaricie
en tus horas más amargas. 

No te sientas sola,
ahí afuera alguien te piensa.
El final tendrá su tiempo,
en el aire ya se siente,
está llegando la tormenta
y cuando al fin ésta acabe
te iluminará el sol. 



Victoria Montes

Los invito a conocer mas sobre la realidad de las mujeres afganas a través de RAWA (Revolutionary Association of the Women of Afghanistan)