11 de agosto de 2014

Parte de ti

No quisiera ser tus alas
si es que eliges no volar.
No quisiera ser tus ojos
si vas a desviar la mirada
cuando te golpee la realidad.

No quisiera ser tu dios,
si con tus acciones
profanas mi nombre
y te guardas para no dar.

No quisiera ser tu vida
si vas a vivirme 
tan llena de cobardía
con ganas de todo,
menos de ti.

No quisiera ser tu corazón
si en tu latido
la llama no está encendida.
No quisiera ser tu musa
si es que eliges no crear.

No quisiera ser tu alma
si me encierras en una prisión
de viejos recuerdos
y palabras no dichas.

No quisiera ser tu camino
si vas a recorrerme con miedo.
No quisiera ser el problema
donde hallaste las excusas
para abandonarte por completo.

No quisiera ser tu sombra
si esconderte será tu juego.
No quisiera ser tu boca
si van a salir mentiras
como hormigas del hormiguero.

No quisiera ser tus manos
si vas a usarlas como escudo
cuando la máscara caiga
y te señale la vergüenza.

No quisiera ser tu sueño
si sólo se trata de ti mismo,
egoísta y mezquino,
no quisiera así, habitar tu corazón.

No quisiera ser tu conciencia
por la noche cuando duermas
si es que decides 
tomar ventaja sobre el débil,
aprovecharte de su condición.

No quisiera ser la muerte
que en tu búsqueda venga
si es que tu balanza se inclina 
en las oscuras sombras del ser.



Victoria Montes