19 de octubre de 2013

Gracias mamá

Tanta vida
se me escapa de las manos,
los recuerdos se me apilan,
los buenos momentos,
los malos.

Miro el camino recorrido,
veo subidas,
bajadas empinadas,
áreas de descanso.
Y en cada uno de esos lugares
te veo a vos mamá
esperando,
para secarme las lágrimas,
disfrutar de los triunfos,
y empujarme,
cuando sea necesario.
Te veo en cada lugar
derrochando fortaleza,
amando como mejor sabés,
intentando,
contra toda probabilidad.

Te quiero
por no abandonar nunca,
por no soltarme la mano,
por enseñarme
que la caída no es derrota,
que siempre queda tiempo
para decir lo que hace falta,
que los miedos
son solo medios
para crecer.

Gracias,
por cuidarme tanto,
por regalarme este don;
por hacer de esta familia
un lugar,
donde dan ganas
de quedarse a vivir.

Victoria Montes