28 de noviembre de 2014

Malas compañías



Palabras que pasan y que lastiman
cuando la intención se adivina
y lo que se dice es causa perdida.
Pero sabe quien las empuña
que ha de sangrar la herida,
y como el cóndor vuela sobre la presa
esperando con paciencia la agonía,
regresa, pica y lastima,
finge la sonrisa, escupe palabrería.
Aún no sabe, que todo vuelve en esta vida.


Victoria Montes