28 de julio de 2014

En la casa del Señor

Hay una casa de puertas abiertas.
Hay en la calle, una pelota que espera.
Hay una muñeca de trapo, olvidada en un rincón.

Hay una plaza donde las bombas juegan.
Hay una ciudad donde el cementerio crece.
Hay sonidos mudos, de pájaros que se fueron.

Hay una mesa servida, donde nadie cenó.
Hay un teléfono sonando en el bolsillo del muerto.
Hay lágrimas sobre el cadáver que no corrió a tiempo.

Hay una radio emitiendo silencio.
Hay escombros cubriendo los jardines,
hay violencia floreciendo. 

Hay madres que gritan,
hay huérfanos corriendo.
Hay niños que dejaron de serlo.

Hay políticos disfrazados de parca
jugando con el mapa como tablero.
Hay excusas saliendo como hormigas de sus bocas
defendiendo lo que están haciendo.

Hay señores trajeados, 
indignados de tanta violencia,
exigiendo la paz inmediata 
desde la comodidad de su hogar.

Hay noches que ocultan vergüenza,
hay un genocidio ocurriendo 
mientras tomas tu café y sale el sol.
Hay guerra, en la casa del Señor.


Victoria Montes.

Vos podés ayudar, firmá la petición pidiendo a las grandes corporaciones que detengan sus inversiones en Israel, en tiempos anteriores Israel ha cedido ante la presión económica.
  Entra y sumate al movimiento mundial.