17 de julio de 2014

Corazón errante

Me gustaban tus mentiras
laberinto sin salida.
Fui tu sombra en mediodía.
Fui las alas, del ángel que no voló.
No hay destino, solo ironía.
Son profundas las olas
que arrastran al corazón.
Este invierno me encontró
durmiendo en las vías
y a vos, corriendo a otra estación.
Cuando estalle el universo
y todo se repita,
te hallaré de nuevo
y otra vez volveremos
a jugar al amor.


Victoria Montes