3 de julio de 2014

Boleto de despedida

Esta agonía nos va dejando,
nuestro amor ya decidió.
Final de juego
para tus labios y mis labios.
Jaque mate al corazón.

No quedan excusas,
ni reconciliación.
Algo se va muriendo
en mi interior.

Fuiste víctima
y victimario;
como un asesino
esperaste en las sombras
al corazón.

Palabras de acero
nos cortaron los labios.
Se acabaron los besos,
los buenos tratos.
Ganó el rencor.

Tenemos sólo
boleto de ida,
o no sabés, vida mía
que no hay regreso
del desamor.

No le queda a este día tiempo
para pedir perdón.
No le queda al corazón
señal de salida.
Se derrumbaron los puentes
por donde huía el dolor.

Vimos cosas imposibles
que nos trajo la imaginación,
un castillo de mentiras,
una culpa no adquirida.
Vimos, el final del amor.

Nos queda
marcada la historia,
como acero caliente
en el corazón.

No quedan horas,
se acaba el día.
No queda más
que la despedida,
tan solo resta
decir adiós.

Victoria Montes