29 de diciembre de 2014

Influencia

Desde la foto enmarcada con bordes dorados el General me mira, yo sé que me mira aunque nadie me cree. Rosa se mofa y me dice que tengo suerte, porque en su lecho de muerte al General le cortaron las manos, dice que si saliera del cuadro no podría hacerme daño.

Hoy le dije a Rosa que el General me guiñó un ojo. Se rió a carcajadas de mí, entonces la maté con el cuchillo de la cocina mientras el General se tapaba los ojos con ambas manos.

Victoria Montes