19 de junio de 2014

Ruptura

Se mece,
agita la calma,
el ruido
estremece el silencio.
Rugen los dioses
que extienden sus brazos
en el corazón
del mismísimo misterio.

Se quiebra lento,
está cayendo.
Se hunde
en las oscuras aguas,
refleja
pero nada le basta.
Se destroza vertical
y yace como un muerto.

Vuelve la calma,
los ruidos se ahogan,
el agua se aquieta
a la espera
de otro salto mortal.


Victoria Montes